Un escuadrón al rescate de animales maltratados

Octubre 25 de 2011

Tomado de El Colombiano

Un escuadrón al rescate de animales maltratados
Jorge Osorio | Este es el momento en que el patrullero Hurtado rescata al perrito, del fondo de esta alcantarilla por la que pasa la quebrada El Burro, en el nororiente de Medellín. El animal, de unos tres meses de nacido, fue lanzado allí 14 horas antes , al parecer, por un demente.

NO IMPORTA SI llueve o si la tarea hay que cumplirla en el sitio más alejado, los patrulleros que hacen parte de este grupo especial de la Policía dedican su tiempo a salvar animales abandonados, heridos o enfermos.

Rodrigo Martínez Arango 

Los habitantes de un sector del barrio Pablo VI, en el nororiente de Medellín, no salían del estupor tras la acción de un hombre, al parecer, demente, que lanzó un perrito de tres meses de nacido a un profundo caño por el que pasa la quebrada El Burro.

Pero en la noche, esa angustia se transformó en alegría, cuando el patrullero Edwin Hurtado, adscrito al Escuadrón Anticrueldad Animal de la Policía Metropolitana, decidió meterse a la alcantarilla y rescatar el cachorro, amenazado por el hambre, la hipotermia y una borrasca del afluente, porque en el sector llovía.

El uniformado tomó una malla, la introdujo por entre las rejillas del desagüe y el perrito, cruce de labrador con criollo de color negro, por sus propios medios se metió a la red lo que facilitó el rescate.

El patrullero, como si fuera su mascota, lo tomó en sus manos, lo abrazó y lo metió a una pequeña jaula donde el cachorro no dejaba de gemir.

La comandante del grupo, la teniente Andrea Sánchez, explicó que el canino parecía estar en buen estado de salud a pesar de haber caído de una altura de casi siete metros y permanecer varias horas en la profundidad del caño, expuesto a la corriente.

El animal fue introducido a un guacal en la parte trasera de una camioneta que tiene los colores blanco y verde de la Policía y en la parte trasera el letrero "Escuadrón Anticrueldad Animal, Defensores Ambientales".

La teniente recordó que tres días antes, cerca de ese lugar, en el barrio Popular hallaron un perro de la calle al que le lanzaron límpido, lo que le ocasionó severas quemaduras en la piel.

"Es paradójico, pero como en los humanos, en estos animalitos domésticos también se notan las clases sociales. Hay perros y gatos de estratos altos, que tienen una vida muy holgada, mientras que hay otros, en la indigencia, como los perros de la calle que son los más sometidos a toda clase de agresiones, incluso, de otros perros bien tenidos y bien alimentados", manifestó la oficial.

"Medellín es la única ciudad de Colombia que tiene este Escuadrón que opera desde finales de 2009", comentó la teniente. En ese momento entró otra llamada por su radio para informarle que había otro perro, en condiciones lamentables, transitando por los alrededores de la estación Andalucía, del metrocable.

"Una vez verifiquemos que pasó con el otro animalito, llevaremos a este cachorro de la alcantarilla a la Clínica del CES, en la Loma del Escobero, en Envigado. Allá nos reciben los animalitos, les brindan atención de urgencias y luego, los remiten al centro de bienestar animal La Perla", dijo.

La oficial anotó que a diario recogen entre 8 y 10 animales, en especial perros y gatos, atropellados por carros, acuchillados, así como abandonados por enfermedades como sarna, moquillo o dermatitis bacteriana.

Cuando la teniente y el patrullero llegaron al lugar que les indicaron desde el Módulo Ambiental del 1,2,3, recorrieron los alrededores de la estación La Francia y no encontraron el perro. Allí un ciudadano, que llevaba atado a una cadena un pit bull, les informó que un tipo abandonó un perro en un pote de la basura, pero el canino salió y huyó.

Luego la patrulla se dirigió a la Loma del Escobero en Envigado, a Urgencias de la Facultad de Veterinaria de la Universidad CES. Allí fue revisado y trasladado, al otro día, a La Perla, en Altavista, en el occidente de Medellín.

El veterinario y profesor de ese claustro, Felipe Gómez, indicó que a diario reciben entre seis y ocho animales que recoge el Escuadrón.

"Aquí los recibimos, los evaluamos y, luego, los trasladamos a Altavista, pero en casos delicados colaboramos con los veterinarios de La Perla, para seguirles el tratamiento.

En caso de maltrato a especies mayores como equinos y bovinos, una vez informan del módulo del 1,2,3, se va al sitio y allí se trata. "En casos graves los trasladamos a nuestro hospital y luego los dejamos en nuestra finca". Una vez aparecen los dueños, la autoridad competente les imponen una multa, por tener animales en sitios no indicados o por el maltrato al que los someten.

Precisó que los animales exóticos son decomisados y trasladados al Centro de Fauna Silvestre, de Barbosa.

La jubilada de la Policía, la sargento viceprimero Melba Bedoya, cuando era comandante de la Policía Ambiental de Medellín, y el concejal de Medellín, Álvaro Múnera, idearon la creación del Escuadrón.

"El doctor Múnera hizo las gestiones con todas las entidades del Municipio y del Área Metropolitana que podían colaborar con la iniciativa. El 4 de octubre, de 2009, en el Día Internacional de los animales, en medio de una caminata, se lanzó el Escuadrón, pero como no tenían todos los elementos, solo comenzó a operar en 2010 cuando la Alcaldía le asignó recursos", dijo la suboficial.

El concejal Álvaro Múnera confesó que la idea surgió del Escuadrón Anticrueldad de la Policía de Miami, en E.U.

Sin embargo, destacó que el nuestro está mejor conformado, porque tiene una camioneta bien equipada, dos motos y unos 5 policías a su servicio, pero que, en casos delicados, se convierten en 15 o más por el apoyo de la Policía Ambiental.

En un poco más de año y medio de funcionamiento en los registros del Escuadrón figuran más de 900 animales arrebatados de las garras de la crueldad.

» Contexto

Compromiso de 24 horas, todo el año

En la actualidad el Escuadrón Anticrueldad Animal, Defensores Ambientales, cumple sus objetivos y trabaja las 24 horas con un grupo de uniformados a los que se les nota el amor que sienten por los animales, pero le hace falta más personal, aunque es claro que la situación de orden público de la ciudad lo impide.